Aislamiento Acústico

La capacidad de una superficie de absorber ruidos depende de los materiales con los que está hecha y su espesor. La capacidad aislante, de hecho, es un parámetro función de la masa de la superficie, formada por el peso por metro cuadrado, que es una característica de cada material, y varía de acuerdo con su naturaleza , forma y grosor.

                                                          

 

Por lo tanto en una pared exterior, donde los muros deben ser homogéneos y compactos, los elementos más débiles son las ventanas y las puerta y  en particular sus vidrios. El confort acústico en el interior comienza por aquí. A fin de garantizar un buen aislamiento acústico, el primer paso es la sustitución del acristalamiento simple por el doble acristalamiento. Sin embargo, naturalmente, el vidrio no es el único responsable de sello acústico. Para obtener buenos resultados hay que asegurarse de que la puerta o la ventana esté bien fijada a la pared, las partes componentes sean dimensionalmente estables y además  hay que garantizar un contacto perfecto entre los elementos fijos y móviles. Sistemas de aislamiento excelentes son las ventanas con rotura térmica. Sobre todo los más modernos productos de aluminio permiten controlar la transmisión térmica y acústica.